Penquistas desarrollan algoritmo que promete predecir el valor de acciones farmacéuticas en NASDAQ

pharma_inv_team

Tres penquistas son los encargados de dar vida a la primera plataforma de inversión en Biotecnología del Biobío: Pharma Investment SpA. Esta herramienta de negocios funciona gracias a un algoritmo que ayuda a predecir el valor de las acciones de determinados fármacos en sus distintas etapas de desarrollo, en NASDAQ, la segunda bolsa de valores más grande de Estados Unidos, antes que estos sean lanzados al mercado.

Todo parte en la mente de Alexis Salas, Biotecnólogo y Ph en Ciencias y Algoritmo de HPC, quien gestó la idea de desarrollar un algoritmo que fuese aplicable en la transacción de valores en los mercados financieros y comerciales. En busca de apoyo, acude a la plataforma de negocios Working Place y conoce a su propio dueño, Ricardo Campos, Psicólogo y MBA en Administración y Negocios, quien además de ser la cara visible de la compañía se dedica al desarrollo de modelos de negocios e inversión privada. La simbiosis fue inmediata y deciden formalizar el proyecto desarrollando un modelo de negocios, para lo cual reclutan a un tercero en el equipo, Sebastián Campos, ingeniero comercial, y premio Jóvenes Emprendedores 2016 de Diario El Sur. Una vez que el proyecto tuvo la madurez suficiente, los penquistas deciden presentarlo a concurso en un fondo PRAE (Programa Regional de Apoyo al Emprendimiento), de Corfo, el año 2017, adjudicándose los recursos para su desarrollo en el año 2018, lo que permitió que la idea finalmente viera la luz. Formalizando, de paso, Inversión en Biotecnología Spa (Pharma Investment).

 

¿De qué trata el proyecto?

El proyecto consiste en la implementación de un algoritmo de predictibilidad del tiempo de compra y venta de acciones en corto en empresas farmacéuticas y biotecnológicas que cotizan en NASDAQ. Este algoritmo utiliza computación de alto rendimiento e inteligencia artificial basada en información entregada por las compañías desde sus informes cuatrimestrales y conocimiento técnico de los portafolios de desarrollo. El servicio permite manejar una cartera de inversores y proyectar utilidades en períodos cortos de inversión. Así, el servicio asegura una utilidad mínima a los inversores y proyecta utilidades compartidas por sobre este mínimo.

En la industria farmacéutica mundial, antes de lanzar nuevos medicamentos al mercado, estos pasan por 4 etapas de validación. Si un inversionista desea invertir en uno de los medicamentos en cuestión, debe saber en qué momento comprar acciones y en qué momento venderlas, para recibir ganancias. La rentabilidad de la inversión dependerá, entonces, de la etapa en que se encuentre el medicamento previo a su lanzamiento al mercado y el valor que cotizan las acciones en NASDAQ. Lo que busca Pharma Investment, a través del algoritmo desarrollado por Alexis Salas, es la predicción de los valores de las acciones para entregar información al inversionista de forma precisa, y así ayudarlo a invertir de forma que pueda obtener bajos precios de compra de acciones (comprar cuando están más baratas) y altos precios en la venta (vender cuando las acciones están más caras). Dado que cada etapa de validación representa el riesgo que el medicamento no logre llegar al mercado, el valor de las acciones es variable y sufre bajas y alzas constantemente, haciendo riesgosa la inversión.

“Este mercado no se restringe sólo a inversionistas del área de la biotecnología, sino también a empresarios que busquen invertir en la industria farmacológica de forma segura. No obstante, nuestro modelo de negocios se enfoca más al “B2B: Bussiness to bussiness”, es decir, abrir posibilidades de inversión entre empresas. El objetivo transversal de esto es convertir a la Región del Biobío en un polo de inversión”, apunta Ricardo Campos, Socio fundador y Gerente general de Working Place y accionista de Pharma Investment.

 

Salir del mercado local

Sebastián Campos es enfático en el hecho que la principal importancia del proyecto no radica principalmente en el desarrollo del algoritmo predictivo, sino en la relevancia de incursionar en la bolsa y lograr que la Región se posicione como un polo de inversión tanto al interior del país como en mercados extranjeros: “El objetivo final es lograr despertar interés en la inversión privada y levantar capital en privados que vean a Biobío como una plataforma de inversión que es capaz de abrirse a mercados extranjeros, desarrollando, de paso, una herramienta financiera confiable y potente”, señala.

Los últimos años, la Región del Biobío ha luchado por posicionarse no solo como un punto neurálgico de encuentro de ideas desde el ambiente universitario al efervescente campo del emprendimiento, sino además como un polo de negocios, pero nunca ha sido reconocida efectivamente como un polo de inversión. El desarrollo de plataformas de negocios e inversión ayuda a generar un cambio en este sentido, abriendo la posibilidad de participación en la bolsa no sólo a inversionistas locales sino también extranjeros. Además, Pharma Investment incursiona en el área de la Biotecnología, una industria siempre en desarrollo y en constante crecimiento, ligada principalmente a los centros de educación superior y la inversión pública en Ciencia y Tecnología.