Pasto Papel: Innovación y compromiso con el medioambiente

20170601_113859_opt

Cada vez es más común ver a personas con bolsas de género reutilizables, de esta manera ayudan al medioambiente y no generan tanta basura; pero Nicolás y Javier, ambos amigos y socios en esta aventura del emprendimiento, quisieron ir mucho más allá: “Somos dos personas en el equipo. Nicolas, que es ingeniero mecanico y yo que soy ingeniero comercial. Nos unimos y comenzamos a diseñar este proyecto”, nos cuenta Javier Garrido. Para él, la innovación y el emprendimiento son áreas muy importantes, y desde siempre ha tenido la intención de generar algo nuevo que perdure en el tiempo.  “La innovación y el emprendimiento son áreas que me gustan mucho, y desde que estuve en la universidad me surgió la idea de emprender y ver nuevas cosas”.

“Por ejemplo, donde muchas personas ven desechos, nosotros quisimos ver más allá y hacer algo más, tratar de no botar esos desperdicios y reutilizarlos”. Con estas palabras, Javier hace hincapié en la importancia del reciclaje y la reutilización de elementos que pueden volver a usarse, elementos que lo tienen hoy innovando en el rubro. Hizo un diploma en innovación, momento en que le enseñaron variadas técnicas para que, a través de una idea básica, adaptada y modificada correctamente, pudiesen llegar a algo más concreto: “Es en ese instante, y de una forma muy artesanal, comenzamos a generar una especie de lámina de celulosa a partir del pasto”.

 

nicolas meneses_opt

 

La razón por la cual decidieron intentar y crear bolsas de papel es por la poca cultura de reutilización que existe en nuestro país: “Quisimos incursionar en las bolsas, ya que no existe una cultura de reutilización de estas. Hoy una persona compra algo, lo echa a la bolsa y luego se olvida de ella. Segun calculos, al año mas de 400 mil bolsas se estaban botando a la basura en Chile, lo que es un numero considerable, por lo mismo quisimos aportar con un granito de arena y comenzamos a crear bolsas resistentes y biodegradables”, comenta Garrido.

Postularon a un concurso de SocialB Cowork y ganaron con su idea de responsabilidad social. Si bien, estas bolsas no son reutilizables (al menos, dependiendo el uso que se le dé), éstas si se pueden botar y no generarían un daño al medioambiente, ya que luego de un tiempo, esta bolsa hecha a base de pasto, se transforma en abono, por lo que no es contaminante.

Dificultades y proyectos

Todo buen emprendedor tiene sus momentos complicados, con Javier y Nicolás no existe excepción a la regla. “Como para las grandes empresas era mucho más caro comprarnos las bolsas a nosotros que mandar a comprar a China, nos dimos cuenta que el target de nuestro producto no estaba bien enfocado, entonces ahí nos generó un problema, porque no sabíamos a quién le podíamos vender nuestro producto. Entonces,  decidimos crear nuestro propio nicho de mercado, destinado a un sector mas premium, por lo que comenzamos a crear no solo bolsas de papel, sino que innovar en cajas para vino, para huevos, etc. Como las láminas de celulosa de pasto son moldeables y se pueden tratar, el proceso es simple; y a la gente le gusta sentir el aroma a pasto en los productos, por lo que tomamos ese desafío como un impulso y quisimos innovar”.

En un inicio, eran cinco personas en el proyecto, pero a medida que pasaba el tiempo, y el dinero se hacía cada vez más escaso, fueron abandonando el barco y terminaron solo dos. “En el equipo éramos cinco personas y terminamos dos, ya que no teniamos ayuda financiera. Estuvimos durante más de 8 meses solo con el proyecto sin percibir ingreso alguno, lo que dificulta cualquier paso que quisiéramos dar. Más adelante nos ganamos algunos proyectos, y con eso, la ayuda financiera, pero en un principio costó mucho”, relata Javier.

 

BOLSA

 

En este momento se encuentran en una etapa en la que construyen un mayor número de prototipos y generan maquinaria para poder crear, a nivel industrial, estos productos. “Queremos generar las primeras ventas este año y establecer el producto para sacarlo al mercado. Además, tener una mini fábrica que pueda producir en grandes cantidades, ademas de innovar en el proceso, como poner una semilla a la bolsa y que pueda servir como macetero”. finaliza.

Tienen que atreverse. Al principio muchas personas le encontraran cosas negativas, pero eso puedes tomarlo desde otro punto de vista y que se transforme en un feedback para ti. El emprendimiento es difícil, por lo mismo hay que ser constante en el trabajo

 

Conoce más sobre: Pasto Papel