Marco Inostroza: La mente tras el Instituto Nacional del Cóctel

MB (2)_opt

Un 12 de febrero de 2012 apareció en el espectro penquista un lugar donde, quienes quisieran aprender más sobre el arte de la coctelería, pudiesen hacerlo de manera profesional y no solo en los hogares o gastando grandes sumas de dinero para especializarse fuera de la ciudad o del país. En este sentido, Marco Inostroza, Administrador Hotelero,  dueño y director del Instituto Nacional del Coctel, vio que no existía un espacio académico donde los interesados en el área del cóctel pudiesen aprender: “La Escuela nace el 2012, frente a la necesidad de búsqueda de especialización, ya que no existía ninguna academia o centro de formación que se dedicara de manera directa a la industria del bar. Existen algunos institutos profesionales que tienen carreras afines, pero solo dan pinceladas a la coctelería, no hay especialización”.

Los cursos que ya existían, en ese momento a nivel nacional, se concentraban en Santiago, pero eran muy básicos, ya que la duración de estos era poca: máximo 48 horas, lo que no asegura que se puedan ver todas las materias necesarias para que una persona pueda especializarse en el rubro.

“La idea principal de esta institución, es que sea el lugar más importante del sur de Chile donde exista especialización en el rubro coctelero y de bebidas. Tenemos alumnos estudiando aquí que provienen de ciudades como Talca, hasta Chiloé, y esto se da porque que en un momento modificamos nuestra oferta académica, de tal modo que quienes no sean de nuestra ciudad, puedan asistir solo un día a la semana, y tengan 3 clases durante todo el día, para que puedan aprovechar al máximo y no tengan que viajar seguido”, indica Marco.

 

14570299_1182767888448507_4763151419987944730_n_opt

 

El difícil comienzo y la actualidad

Comenzar con un emprendimiento, más aún en el área académica, no es sencillo, y tiene muchas trabas. Dentro de ellas, la poca afluencia de alumnos fue una de las principales: “Partimos muy lento, todo de acuerdo a lo planificado, pero la cantidad de alumnos fue baja. Por suerte, desde fines del año 2013, aumentó la demanda y nuestra oferta logró posicionarse como un referente y con eso, llenar los cupos que ofrecíamos. La mejor solución que tuvimos para arreglar dicha situación fue el boca a boca de nuestros mismos alumnos. Se ocuparon, hicieron buenas labores en sus respectivas empresas donde trabajaban, y así muchos se convirtieron en referentes en sus ciudades, lo que nos sirvió para que otros llegaran a nuestra Escuela, preguntando por nuestra variedad de cursos, y se quedaron estudiando aquí”.

Ahora, son una institución de renombre dentro del rubro, y sus cursos son reconocidos por diversas organizaciones especialistas en el área. “Tenemos variados cursos. Dentro de los más importantes están el de ‘Bartender internacional con mención en mixología y working flair”, con una duración de 144 horas y que es el más completo del país. Este curso tiene cuatro focos principales, que se resumen en conocimiento de producto, coctelería clásica, coctelería evolutiva y el flair (show con botellas); ‘Bartender profesional mención mixología’, se dicta dos veces en el año (invierno y verano) y es intensivo. En este curso hemos especializado a jefes de carrera de diversas instituciones de la región, como Inacap, Santo Tomás, etc. Y por último, el curso de ‘Barista’, especializado en el café y que tiene una duración de 4 días.

El Instituto Nacional del Cóctel es la segunda escuela a nivel sudamericano que certifica internacionalmente a sus alumnos a través de la World Flair Association (WFA). Además, cuentan con el patrocinio de la Escuela de Sommeliers de Chile, la Asociación Nacional de Bartenders de Chile y todos sus cursos se encuentran validados por el Sence.

 

12936704_126358097761934_2905191219047390364_n_opt

 

Proyecciones

Los proyectos más importantes que tienen dentro del Instituto están enfocados en darse a conocer al resto del país como un referente en el área de la coctelería. Así, desarrollaron un concurso nacional de coctelería y un concurso sudamericano de Flair, llamado ‘Endémico’, que ya va en su quinta versión y que ha recibido a personas de diversos países como Argentina, Brasil, Paraguay, etc. “El propósito de estos concursos es buscar identidad en coctelería. Si vas a cualquier bar y buscas coctelería nacional, te encontrarás con el pisco sour y la Piscola. Con este concurso, motivamos a los protagonistas a usar nuestro destilado nacional y al mismo tiempo, ocupar productos exclusivos de sus zonas, productos endémicos (de ahí el nombre del concurso), la idea es que jueguen con su originalidad, apuntando a tendencias internacionales”.

“Uno de los proyectos más grandes que tenemos, es realizar un grand slam de WFA y ser sede anfitriona en Sudamérica. Para ello, vamos a realizar un proyecto con el fin que las marcas nos puedan auspiciar, aunque ya contamos con alianzas estratégicas con diversas compañías distribuidoras de alcohol, por lo que no compramos ni una sola botella. El 2018 es la fecha tope para que logremos este desafío”, finaliza el Director del Instituto.

 

“Más que un trabajo, la coctelería es un estilo de vida, y está inmersa en el mundo del turismo, que es la industria más grande que existe. Hay mucho por hacer, y la idea es que podamos profesionalizar este rubro”.

 

FINALISTAS_opt

Conoce más sobre: Instituto Nacional del Cóctel