Vicente Cifuentes: Desde Chillán conquistando la música

02_opt

Vicente Cifuentes, con solo 28 años, siempre supo que la música era lo que llenaba su espíritu: “Viví rodeado de música. Aprendí a muy temprana edad a tocar piano, específicamente fui a clases de piano clásico, mientras en la adolescencia me enfoqué a la guitarra. En mi familia la música siempre ha sido importante: escuchaba folcklor, música continental, música latinoamericana y clásica, por lo tanto siempre tuve un acercamiento al área musical”.

Santo Domingo

“Viví en Chillán hasta los 14 años, luego, por problemas escolares y ya que mi padre residía en República Dominicana, tomé la decisión de estar con él allá. Fue una excelente decisión, el país me recibió muy bien, la gente era muy amable, aprendí muchas cosas: comencé a estudiar música de manera más profesional e intensa, también estudié filosofía. Todo ese tiempo me di cuenta que la música era importante y comencé a escribir mis propias canciones, cosa que a la gente le gustó ya que tuvo muy buena recepción. Desde ese momento, le agarré el gusto total”, comenta Vicente.

 

03_opt

 

En un principio, no tenía arreglos musicales ni muchas voces, solo era él con su guitarra: “Al inicio, estaba yo con la guitarra e hice un disco llamado ‘Artesano’, algo con mucho tinte trovador. Luego, ya con estudios, y con el disco Artesano como experiencia, conocí ‘Casa de Teatro’, una casa cultural que me acogió y sigue haciéndolo y además, por donde han pasado artistas de renombre como Silvio Rodríguez o Mercedes Sosa y que ha servido como trampolín para Juan Luis Guerra y Victor Victor, pioneros de la bachata a fines de los ’80. En ese lugar, conocí a muchos músicos dominicanos de renombre, por lo que, para mi, fue una gran escuela”, indica Cifuentes.

Cabe destacar que su disco fue producido por Allan Leschhörn, ingeniero de Juan Luis Guerra & 440 y 11 veces ganador del Latin Grammy ́s, es aquí donde se crea el vinculo entre Vicente y Allan, ingeniero con que trabaja hasta la actualidad.

Los buenos momentos

Todo el tiempo que estuvo Vicente en República Dominicana, le hizo percatarse que existían ciertos tipos de asuntos que no le hacían sentirse cómodo, como la corrupción, por lo que quiso cambiar de aire y volvió a Chile. Una vez en su país natal,  “Volví a Chile, y al poco tiempo, de manera natural y repentina se comienza a formar una banda con unos amigos. La música que hacemos trata de mezclar la bachata con la canción de autor chileno. Cuando me enteré que venía Juan Luis Guerra a Chile, hablé con su manager, a quien yo conozco de República Dominicana, y le pregunté si existía la posibilidad para que nuestro grupo pudiese abrir el concierto de Juan Luis, a lo que me responde que sí”, recuerda.

 

_22_opt

 

El show que hicieron, en un Movistar Arena repleto, duró cerca de 25 minutos, lo que se transformó para Vicente en una experiencia muy enriquecedora. “Juan Luis Guerra fue una persona muy tierna conmigo cuando lo fui a ver a su camarín. Me dijo que ya conocía de mi música y que le habían hablado cosas buenas. Nunca había estado en un lugar tan grande, dando un concierto como en ese recinto, y la gente nos recibió muy bien. Cuando terminábamos una canción y la gente aplaudía, nos mirábamos entre los integrantes del grupo y pensábamos que algo había pasado, hasta que nos dimos cuenta que nos estaban aplaudiendo a nosotros”.

“En este momento, todos los proyectos que se vienen son grupales. La idea de dar a conocer esta música es junto a Los Buenos Momentos, ya que son esenciales en la música que estoy creando en ésta etapa de mi vida. El 4 de abril lanzamos una canción junto a Vicente Garcia, un artista dominicano, y son canciones que forman parte del disco “Bachata Local” que lanzaremos en mayo en Santiago, mientras estamos en conversaciones para ver la posibilidad de lanzarlo en Santo Domingo”, finaliza.

_21_opt

 

Los obstáculos son los propulsores en la carrera de un artista. Uno puede estudiar algo pero le apasiona otra cosa, por lo mismo se puede caminar por los costados, en vez de por el camino que ya está trazado. Si vendemos algo que nos gusta y nos llena, la gente lo notará. ¡Atrévanse a mover sus pasiones!

Conoce más sobre: Vicente Cifuentes & LBM