Mathias Encina y la música como proyecto de vida

mathias4

A los cinco años, Mathias Encina comenzó a sentir un gran interés por la música, inundado por su familia: “Mi abuelo era concertista en piano, quien tuvo la primera casa de música del sur de Chile. En su sala de estar, tenía un piano de cola y un órgano, éste último, que yo ocupaba para poder practicar. Tocaba el ‘caballito blanco’ y canciones básicas que se pueden tocar ‘al oído’, hasta que mi abuelo unos años más tarde, me dejó usar su piano”, comenta mientras recuerda que también tuvo clases en el Conservatorio de música, pero como su norte era ‘quebrar un poco las reglas’, lo abandonó para estudiar por su cuenta.

 

 

La producción musical y el mundo discográfico eran dos áreas que lo apasionaban, es así que, a los doce años se instaló con su primer estudio de grabación. “La tecnología y el sonido me llamaba mucho la atención, por lo mismo tuve una máquina que grababa música a dos pistas”, indica mientras comenta que su primer proyecto fue para un grupo de metal y en su propia casa, buscando fuentes de ingreso. A los 20 años se fue a vivir a Estados Unidos, ya que tuvo una importante invitación de Epic Records, un sello discográfico, donde pudo conocer in situ el área de la industria musical, comprar instrumentos y armar su propio estudio.

 

mathias2

 

Enfoque local

Luego de estar en Estados Unidos, Mathias se dio cuenta que necesitaba ser un aporte, por lo que decidió volver a Concepción y poner en práctica todos sus conocimientos y producción para lograr un desarrollo óptimo de la música penquista: “Grabamos varios discos, muchos de ellos con importantes reconocimientos a nivel nacional por su calidad en sonido. Venían a grabar desde Santiago, Temuco, Chillán, etc. Y comencé a rodearme de gente, percatándome de la importancia que tenía la música en muchos ámbitos”.

 

 

Él y su hermano decidieron comenzar un negocio relacionado al área de espectáculos y comenzaron a comprar parlantes, equipos de sonido, y así poder subarrendar estos a quienes lo necesiten, además de concretar grandes proyectos que les significara ganar más experiencia. Todo eso les significó profesionalizar el ámbito de la producción de eventos, y se lanzaron con la productora FW. Ya iniciado este proyecto, se involucraron con Universidades, han trabajado con grandes clientes y con eventos masivos, como conciertos, mega fiestas y eventos corporativos: “Le damos contenido a los eventos”, cuenta.

 

mathias3

 

De vuelta a la música 

Luego de la creación del negocio con su hermano, Mathias decidió tomar un nuevo rumbo, esta vez, volviendo a sus inicios musicales y retomando sus mayores anhelos: el piano. “El hecho de estar tan cerca de la gente, y que muchos reconocieran mis composiciones y la música que había hecho antes de seguir con el negocio junto a mi hermano, hizo que me diera cuenta que estaba postergando un sueño, que era componer y tocar piano. Compuso una obra, llamada “Stramyok”, la que ha presentado en diversos lugares en Chile, con excelentes críticas y que recoge muchos de sus sentimientos y emociones vividas durante toda su vida, y ahora está en el proceso de creación de la segunda parte de este trabajo. Por lo mismo, tiene un gran proyecto relacionado a su amor por el piano.

“Empecé a hacer conciertos en muchas partes, y con mi novia Alejandra, pensamos que ya era hora de comenzar a cumplir sueños, uniendo las dos cosas que más me gusta hacer: viajar y tocar. La idea es poder presentar mi obra (Strambyok), que consiste en trece partes distintas, y poder tocarlas en 13 lugares icónicos de nuestro país, mientras hacemos vídeos de eso. Ya tengo cuatro videos grabados, en Chiloé, Coliumo, Lago Todos los Santos y Parque Lebu-Toro. Este proyecto tiene como nombre “La ruta del piano” y nace por el afán de dar a conocer las bellezas que tiene nuestro país, mi obra en el piano de manera audiovisual y además, poder disfrutar un poco más la vida con las cosas que me gustan hacer. Ahora estoy en búsqueda de alguna entidad con la que pudiese tener alguna relación recíproca y pueda financiarlo”, explica. Cabe destacar que todos estos proyectos y sus trabajos hasta el momento, han sido autofinanciados.

 

 

“Hay que tener objetivos y tener claro lo que quieres hacer. Una vez tienes tu camino claro, y logras avanzar en él, todo se hace más fácil. No hay que parar, para que no se te olvide el origen de tu sueño. Hay que dar todo de sí mismo”

Conoce más sobre: Mathias Encina