La ruta del helado artesanal penquista

helado-1_opt

Nuestra zona tiene numerosos lugares donde personas de todas las edades pueden disfrutar este rico alimento en compañía de buena música, atención personalizada o incluso, simplemente comprar y llevar para deleitar en el camino o disfrutar en casa. Cada vez es más común ver nuevos locales donde venden helados –algunos de ellos artesanales– y la gente lo agradece.

Muchos de estos negocios vienen desde otras ciudades de Chile, pero hay algunos que son de origen local. Son estos últimos, los que han forjado una tradición alimenticia en nuestra zona, la que ha evolucionado a través de los años gracias al ingreso de nuevas tecnologías e ideas.

A continuación, veremos las historias de los distintos negocios que han dado vida a la industria de los helados penquistas.

 

Assuan: Una historia de familia

 

Todo comenzó el año 1960, cuando Ramón Marcos decide abrir la heladería “Rex” en la comuna de Penco. Sus hijos crecen con su ejemplo y se aventuran a crear nuevos locales de helados para incursionar en el comercio de Concepción. Así nace ‘Assuan’ y ‘Dimarco’ en la década del ’80.

Assuan –nombre basado en la descendencia árabe de su padre-, incursiona en el rubro alimenticio, no solo en fabricación de helados artesanales de excelente calidad, sino que en pastelería, panadería y papas fritas naturales. Estas últimas, junto a los helados, son el sello característico de esta empresa regional.

Claudio Marcos, hijo de Ramón Marcos –actual dueño de la empresa–, dice estar orgulloso de todo lo que se ha logrado en la zona. “Es una empresa que ha mantenido lo más importante: nuestra tradición, la calidad de nuestros productos, la atención de nuestro personal, la higiene de sus locales y el enfoque penquista”, declara.

Para Claudio, los estudiantes son clientes fieles: “Desde siempre los estudiantes han sido un gran porcentaje de nuestros clientes y, por ese motivo, quisimos instaurar el sistema de pago Sodexo para que, quienes tengan becas de alimentación u otro beneficio, puedan consumir nuestros productos”.

El chocolate y la vainilla interactúan con sabores extravagantes como la ‘chupilca’, los que se venden de manera simultánea en los distintos locales de Concepción. “Quisimos incursionar en otros sabores aparte de los clásicos vainilla, frutilla o manjar. Con mi padre, un día fuimos a comer a un restaurant y de postre había mousse de vino con harina tostada. En ese momento le dije ‘papá, ¿por qué no lo hacemos helado?’ Y así nació el helado de chupilca. También nos llamó la atención otros sabores como choclo y tomate, pero no los seguimos haciendo. Solo quisimos probar” menciona mientras ríe.

 

assuan_opt

 

 

Helartte y el poder juvenil

 

Entre las diferentes heladerías que desean dejar su huella en la cultura penquista, está “Helartte”. Un pequeño negocio de helados artesanales instalado a fines del 2015 en medio de la diagonal que conecta Plaza Perú con los Tribunales de Justicia. Además de prometer una variedad de helados, tienen a la venta churros y cafés para la temporada de invierno. Yéssica (27), es la administradora del local y ha formado parte del grupo de trabajo desde que el negocio abrió sus puertas al público.

“La ubicación del lugar surgió más que nada por oportunidad del momento. Sabemos que en la Diagonal se logra apreciar una gran diversidad de público. Por eso se decidió instalar el local aquí, porque promete la presencia de clientes”, dice la administradora. Muchos podrían considerar la idea de combinar churros con helado y café como algo completamente doloroso para el estómago, sin embargo, es tan solo una de las técnicas que ésta heladería posee para mantener el negocio en movimiento. “Si es temporada de invierno, no solo contamos con helados, también tenemos churros con manjar casero y café para aquellos que desean capear un poco el frío o que quieran combinarlos”, aseguró Yéssica de forma alegre.

El arte de la creación de helados no es un tema que se tome a la ligera en Helartte. Cada uno de los helados que poseen promete un momento placentero para el paladar de los consumidores, desde los sabores clásicos como chocolate o vainilla hasta artesanales, como pisco sour o pasas al ron, permitiendo de esa forma y en palabras de Yéssica “La plena libertad del cliente para escoger”.

 

helado2_opt

 

Café Marbella: El corazón del puerto

 

No solo Concepción tiene conocidas y exquisitas heladerías que cautivan al público con su gama de sabores, texturas, colores y precios, sino también otras localidades como Talcahuano. Es precisamente aquí, donde se ubica uno de los locales más antiguos y reconocidos del puerto, el que ofrece una variedad interminable de sabores para cada paladar y además, guarda un sinfín de historias dispuestas a ser contadas a todo aquel que pase, se siente y se deje maravillar.

El Café Marbella tiene más de 100 años de antigüedad y es un negocio familiar que se ha ido traspasando de generación en generación. Su dueño actual es Omar Abufarhue, penquista de tomo y lomo, quien quiso conservar la tradición familiar de un local autóctono, característico y que mantenga el sello de volver a lo natural ‘pase lo que pase’, tal como le dijo su abuelo.

Este café partió como un pequeño local abierto por la primera familia francesa que llegó hasta el puerto penquista. Se llamaba Café Brage, nombre que mantuvo por largo años hasta que las generaciones venideras evolucionaron, y con eso, su nombre.

‘El Marbella’ –como se le conoce hoy en día– es un reconocido y distinguido local ubicado en San Martin 158, Talcahuano y que también tiene una sucursal en pleno centro de Concepción, en la intersección de calles Rengo y O’Higgins. Ahora bien el nombre ‘café’ nos remite a pensar que en ese local solo se vende café, tortas o sándwich, pero no. Hay un producto autóctono que desde hace 15 años se ha posicionado en las vitrinas de sus locales y no pretende salir de ahí: El helado.

“Nuestra empresa trabajaba con helados Savory, hasta que tomé la decisión de elaborar mis propios helados, para lo cual me puse a investigar e incluso, viajé a Italia”, recuerda su dueño.

El helado preparado en Café Marbella tiene una base de crema chantilly y frutos naturales cosechados en el fundo que tiene su dueño en Quillón, donde se pueden encontrar frutillas, manzanas y otros frutos, los que son extraídos y llevados directamente hasta el local para ser procesados y utilizados en cada receta.

“Hace 20 años, el helado era una cuestión netamente estacionaria”, recuerda su dueño. Y es que hoy por hoy las cosas han cambiado. En la actualidad, muchos prefieren tomar un buen helado en vez de almorzar, y esto lo tienen muy en claro los trabajadores del Marbella. La gracia de estos helados es que están a disposición del público los 365 días del año, para ‘sacar el jugo’ a la fruta de la estación.

 

helado-1_opt

 

 

Italia en pleno centro penquista: L’angolo

 

Si hay que hablar de heladerías que cumplen con varias funciones culinarias, L´angolo es un exponente del rubro digno de mencionar. Fundado en el año 1993 por la familia Canata, promete una diversidad de cafés y platos calientes para deleitar el paladar de aquellos amantes de la gastronomía. La heladería es un área relativamente nueva del local, estando presente en el giro del  negocio desde el año 2007.

Adrián Parada, gerente general del negocio cuenta la historia detrás del nombre. “L’angolo, significa ángulo o esquina en italiano, por lo que quisimos emular los café de esquina que son muy típicos en Italia y así, generar un punto de encuentro para los penquistas”. La instalación de la heladería, fue creada ‘por tradición italiana’, además de ser un producto muy rentable, valorado por nuestra clientela y elaborado bajo los más altos estándares de calidad italiana”. Para muchos penquistas, L’angolo es considerado un local “distinguido” gracias a su variada carta, que abarca desde un desayuno, un simple café o una comida a cualquier hora del día.

A juzgar por la trayectoria del local, Parada asegura que ha logrado consolidarse dentro de la cultura penquista. “Muchas generaciones crecieron con la presencia de este local. Somos penquistas, aquí nacimos, por lo que nos sentimos parte importante y somos orgullosos de la historia de nuestra ciudad”, dice tajante.

 

helado3_opt

 

Chile es uno de los países que más helado consume en Latinoamérica, por lo que la ingesta de este gélido postre no es una acción exclusiva del verano. Los sabores que conocemos están lejos de ser los únicos existentes. Hay un dicho popular que dice: “En cosa de gustos, no hay nada escrito”. Entonces, ¿Cuál es tu sabor de helado favorito?