Trabajando y emprendiendo con fracasos a la vuelta de la esquina y mantenerte feliz

Dedos amigos y felices

En los últimos días escuché de alguien decir, “Cuando se te cae un cliente en la puerta del horno”. Esa situación tan propia de emprendedor que por múltiples razones como: no tener poder de negociación, equipo de apoyo, recursos, entre otros; te hace perder un cliente justo en el último momento, dejándote solo con un fracaso como regalo. Este es solo uno de los miles de ejemplos de malas experiencias que se te podría ocurrir emprendiendo o en la vida.

Es precisamente que cuando las cosas no van bien, no tienes capacidad o motivación de seguir adelante con lo que estas realizando, no querer levantarte ni desear nutrir tu idea, dejando de lado un proyecto que quizás puede impactar positivamente a muchas comunidades.

Es por eso que me gustaría compartir algunas de las experiencias que utilizó en mi vida y trabajo, a través de la psicología positiva para poder salir adelante de nuestras malas experiencias y fracasos a tráves de su gestión. (haciendo alusión a Krintin Neff, investigadora de U.Texas)

 

¡Autoamabilidad al instante!

“Como puedo ser tan incompetente!, Soy terrible en esto!” (utilizando otras palabras probablemente)…

Son de las primeras palabras que utilizamos para tratarnos a nosotros mismos cuando no generamos logros, fracasamos o no somos capaces de cumplir con nuestras tareas, lo cual en el largo plazo nos hace tener un gran desgaste emocional.

Ahora, si revertimos la fórmula y nos pusiéramos en la situación de que fuera un ser querido quién ha fracasado, probablemente nos responderíamos de una forma más acogedora, disminuyendo los niveles de estrés y mejorando nuestra capacidad de respuesta ante la situación.

“hice todo lo posible, debería esforzarme más aún, creo que necesito reforzar esto, tómalo con calma, hay que intentarlo de nuevo, hay que seguir adelante” entre otros…

 

El fracaso no tiene centro del universo! Percepción humanitaria.

“Por que siempre me pasa a mí!”

Sentir que eres único que enfrenta fracasos o que vive eventos desafortunados resulta un poco exagerado (es matemáticamente imposible!), al tomar una postura de que el entorno se apodera de nuestras situaciones perdemos nuestra capacidad de decisión y habilidad para resolver problemas.

Sorprendentemente al hacer el ejercicio y entender que no somos los únicos que han pasado este tipo situación, podemos aprender de otras personas que han pasado lo mismo y mejorar nuestra capacidad para enfrentar situaciones similares.

 

¡Estoy confundido! Mindfulness en las emociones del momento.

Por más extraño y raro que suene, el identificar las emociones que nos hacen sentir los fracasos y malas experiencias, nos permite generar control sobre ellas, entender su origen, lo cual finalmente nos da la capacidad de gestionarlas hacia algo más positivo.

Aprender y llevar a cabo un emprendimiento de por sí te hace sentir que las cosas no son fáciles y que irás si o si experimentando fracasos en el camino, por lo que el usar estas herramientas siempre serán una buena ayuda para salir adelante, considerando que si estas emprendiendo, lo haces finalmente para ser feliz.

 

Hora de crear felicidad!

Quiero ser columnista