Desarrollo personal en emprendedores: completando la cadena de valor

autoconocimiento-emprendedor

Emprendimiento e innovación son conceptos que escuchamos a diario y forman parte de nuestro mundo personal y social. El emprendedor, ese ser extraño con ideas nuevas, poco comprendido, inicia su aventura la mayoría de la veces con mucho entusiasmo pero sin tener mucha idea de quien es en verdad, que lo inspira, que propósito nueve su vida, con que habilidades cuenta y que limites lo frenan en su desafío.

Para que un proceso de emprendimiento sea exitoso, es necesario que el emprendedor desarrolle habilidades que le permitan mejorar, por ejemplo, su capacidad de trabajar en equipo, la perseverancia ante situaciones de fracaso, la asertividad, la autonomía y pasión entre otras.

Para lograr estas habilidades es vital que trabaje sobre sí mismo en un proceso de autoconocimiento y fortalecimiento, es decir, que sea capaz de re-conocerse.

 

Factores limitantes

Desde el momento mismo de la concepción, el ser humano es condicionado por factores familiares, culturales y sociales que determinan la personalidad y la forma en la cual concibe el mundo. Estos condicionamientos establecen por ejemplo las creencias, los juicios y tradiciones que se perpetúan en el tiempo impidiendo que se manifieste todo el potencial.

Desde esta perspectiva, el emprendedor se ve enfrentado a estos limites sin ser consciente de ellos, impactando en su autoestima y desempeño perjudicando el proceso de emprendimiento.

Un emprendedor al igual que cualquier ser humano, es una proyección de su árbol genealógico (de la familia), es un eslabón en una cadena que trasciende el tiempo y por tanto está llamado a perpetuar tradiciones, costumbres y herencia estableciendo limites y creencias que obstaculizan el natural desarrollo. De esta dinámica es posible inferir la existencia de una herencia psicológica familiar, que se manifiesta en conductas inconscientes que se transmiten de generación en generación con el único objetivo que el “clan” sobreviva a través del tiempo.

El emprendedor enfrentado a este escenario tiene dos posibilidades; o inicia un proceso de desarrollo y trabajo personal que lo estimule a vencer sus obstáculos internos y a potenciar sus habilidades, que a la postre incidirá en su emprendimiento, o por el contrario cede antes los temores internos aplazando o no realizando este importante desafío.

 

Generando cambios

El emprendedor tienen una gran oportunidad que depende fundamentalmente de él y su deseo de superación, y del equipo o persona que lo guié. En lo medular, este proceso debería trabajar el desarrollo de las siguientes competencias o habilidades:

  • Autoestima
  • Confianza
  • Actitud positiva
  • Creatividad
  • Liderazgo
  • Celebración del proceso de cambio

De esta forma es factible iniciar un recorrido con mayor seguridad, confianza y aceptando los obstáculos como “tesoros” que le permitan al emprendedor madurar y ganar experiencia, llevándolo en el tiempo a un proceso de emprendimiento exitoso.

Quiero ser columnista