Rol protagónico del Biobío en proyectos cinematográficos permitirá crecimiento exponencial en el desarrollo regional

Erupción Llaima

Sus más de 20 años de experiencia en el mundo del séptimo arte y sus aventuras en Santiago, Francia y el sur del Biobío, son suficientes para validar la proyección del productor y director de cine: “La actividad audiovisual, publicitaria y cinematográfica debiera tener un crecimiento exponencial en la región durante los próximos años”, sentenció.

Según Romero, para poder llevar a cabo esta meta, se necesita del trabajo conjunto entre Film in Chile (Asociación de Comisiones Fílmicas Regionales) y las autoridades gubernamentales correspondientes. De acuerdo a él, el intendente Rodrigo Díaz manifestó un gran compromiso con la causa, no obstante, reconoció que “esta voluntad debe trascender y prosperar en logros concretos y tangibles”.

 

Film Friendly

El responsable de crear historias para la pantalla grande se muestra optimista. “En lo inmediato, ya está confirmado el rodaje de algunas cintas acá en la zona, entre ellas la segunda parte Johnny 100 pesos”, declaró, y agregó además que, luego de esta actividad, se implementará de manera efectiva el sello Film Friendly en la municipalidad de Concepción.

“Los que busca el sello es acreditar que personas en ciertos departamentos municipales comprendan su rol de facilitadores de la actividad”, indicó Romero. De acuerdo a su relato, el propósito del plan es enseñar a estos funcionarios un lenguaje técnico apropiado y definir un estándar operativo que mejore la coordinación entre ellos, con el fin de que estén preparados para “autorizar el cierre de una calle, abrir el cementerio de noche, cortar la luz en el centro o prestar el estadio”, ejemplificó.

Lo anterior, sin duda, permitirá que la ciudad  dé “una mejor acogida y facilidades a las distintas productoras audiovisuales que deseen trabajar acá en la comuna”, expresó. Asimismo, se atrevió a decir que actualmente, como asociación, siguen impulsando la creación de una Film Commission para que “promocione Biobío a nivel mundial”.

 

Ganancias

La realización de ideas cinematográficas que involucren localidades de la zona no sólo proporcionará una cierta fama de los paisajes regionales ante los espectadores, sino que significará un inmenso aporte económico a distintas ramas de la productividad regional.

Para Rodrigo Romero, esta aportación del cine será una inversión que potenciará distintos rubros. “Alojamientos, alimentación o catering (abastecimiento), carpinteros, soldadores, choferes, guardias, enfermeros, fotógrafos, traductores, personal de limpieza y varios otros colaboradores que, sí o sí, debieran ser personas de la región, lo cual genera e integra una compleja cadena de valor”, apuntó.

Igualmente, el turismo será bendecido por las cámaras. Las imágenes captadas por los profesionales internacionalizarán la esencia de la región y provocarán que cientos de amantes del séptimo arte visiten la zona. “Biobío tiene mucha pasta, con toda su carga histórica, independentista, multicultural, universitaria, además de los entornos naturales que ofrece”, explicó Romero, enfatizando al mismo tiempo el inmenso nivel de la luz, los atardeceres mágicos y las condiciones lumínicas óptimas que posee el sector.

 

Aporte al pueblo originario

Existen otras ventajas que, incluso, podrían cambiar ciertos paradigmas asociados al tema mapuche, ya que su cultura es protagonista en la región y muy atrayente para quienes trabajan en iniciativas audiovisuales.

“En Arauco, por ejemplo, existen locaciones maravillosas y escenarios naturales que sólo las comunidades de ahí conocen y que podrían ser utilizados de manera sustentable, generando así una nueva actividad no contaminante ni extractiva, sino más bien una posibilidad de reforzar la identidad, o los puentes de diálogo y cohesión social que tanto se necesitan” manifestó el productor y director de cine.

Frente a esta concepción, Romero fue enérgico en decir que todas estas actividades que involucren al Wall Mapu (país Mapuche) deben realizarse de manera participativa para que ellos mismos creen “su propia cosmovisión y así dejar atrás los estereotipos tan burdos que hoy vemos en las novelas”, señaló.

 

Del Biobío a las estrellas

Proyectarse a la feria más grande de California y saltarse Santiago, para Rodrigo Romero esta es la opción más práctica para promocionar las virtudes de la región. Sin embargo, para lograrlo, hay que ejecutar una labor minuciosa y profesional.

“Primero debemos hacer mucho scouting (exploración) e identificar las locaciones más idóneas y diferenciadoras, hay que hacer más gremio audiovisual, profesionalizar la actividad, hablar más en inglés, coordinarse con el Gobierno Regional y con todos los actores de la cadena productiva, capacitar a los municipios, establecer mesas técnicas de trabajo y comprometernos de verdad en que sí se puede posicionar a Concepción y sus alrededores como uno de los mejores sitios para filmar en Latinoamérica”, argumentó.

Naturalmente, este es el método efectivo para dar un final feliz a la historia del cine en la región del Biobío.